Las 10 características que tendrías si fueras multimillonario


La lotería es el impuesto voluntario más popular, y a nosotros tampoco nos ha tocado.

La tierra desde el aire ricos multimillonarios

Tan real como que desde el espacio se puede ver cúales son los países más ricos, es que la verdadera lotería se consigue con trabajo… Pero no basta. En el estudio de Thomas Stanley (libro The Millonarie Next Door) se han definido las características que comparten los multimillonarios hechos a sí mismos: Bill Gates – Steve Jobs, Mark Zulenberg, Kimble Dotcom y muchos otros… ¿Las tienes tú?

Características comunes de los multimillonarios

  1. Positivos y proactivos. Los millonarios no piensan “no se puede hacer” piensan “cómo podría hacerse pese a que parece imposible“.
  2. Ven oportunidades entre la adversidad (Rockefeller uso la Guerra para enriquecerse vendiendo petroleo, Slim compro inmuebles y empresas en quiebra durante la crisis mexicana).
  3. Eternos aprendices: Saben que no lo saben todo y que no son mejores en nada.
  4. Han cometido algún fracaso en su carrera.
  5. Disciplinados y obsesivos con sus proyectos (Bill Gates se colaba en el ordenador de la Universidad de Whashington de 3 a 6 de la mañana en vez de dormir).
  6. Discretos y amantes de las relaciones duraderas.
  7. Más trabajadores que la media (entre 45 y 55 horas semanales) y más productivos.
  8. Ahorradores y poco ostentosos.
  9. Emprendedores y autónomos. Prefieren pago por resultados que la seguridad de un puesto de trabajo estable.
  10. La mayoría no han acabado una carrera Universitaria aunque sí la han empezado y suelen ser autodidactas. Más del 50% jamás recibió ayuda económica de sus familias e incluso proceden de clases pobres

Consejos personales que te ayudarán si quieres triunfar.

Por estos y otros libros, y sobre todo por mi experiencia como empleado, jefe y empresario de éxito y de fracaso, os propongo aquí una serie de consejos que muy probablemente te serán más útiles que la lotería.

  1. Si quieres hacer algo, hazlo. Las ideas que no se hacen es como si no las tuvieras y si no arriesgas no tienes derecho a decir después que “tú lo habías pensado antes“. Trabaja, no pienses tanto y actúa.
  2. No gastes más de lo que tienes. No vivas por encima de tus posibilidades, de hecho si no ahorras al menos el 30% de tus ingresos y reinviertes al menos un 20% estás arruinado (aunque no lo estés hoy). Tienes que dejar que tu dinero trabaje por tí.
  3. No vivas más tiempo del que tienes. Si tienes proyectos a los que no tienes tiempo real que dedicar o que seguramente no podrás entregar, retrásalos o aprende a decir no; pero la palabra hay que cumplirla porque el prestigio es una de las cosas que más te costará recuperar aunque lo pierdas “sólamente” una vez. Somos lo que parecemos.
  4. Controla tu Ego, preocupate de lo que tú haces y no creas que tus problemas son culpa del resto. Aparentar es absurdo, y competir por tener la razón o parecer el más válido o listo de un grupo o departamento generalmente sólo lo hacen los que no lo son (no lleva a ningún sitio). Nadie es el mejor en todo, focalízate en aprender lo mejor de cada uno.
  5. Sé leal contigo mismo y honesto con el resto… Pero no te fies nunca de los demás todo el tiempo porque muchos no serán honestos ni serán leales. Steve Jobs fue despedido, por ejemplo, y separarte de un socio que antes fue un gran amigo a menudo es peor que un mal divorcio. Ojo con maltratar a clientes o proveedores, porque algún día podrías necesitarlos.
  6. Sé positivo. Adquiere la costumbre de buscar de lo peor siempre algo bueno. Mira el lado positivo de las cosas, encuentra oportunidades y no dejes que el entorno te nuble. Nunca te sorprendas a tí mismo quejándote simplemente porque algo parece ser díficil, dedica tu energía a encontrar soluciones.
  7. No tengas miedo al fracaso. El único fracaso real es no intentar nada por miedo a fracasar y aunque en España no es una creencia extendida: De los errores se aprende más que de los éxitos. Créeme y confía en la gente que ha hecho algo mal alguna vez (y lo digo por experiencia propia).
  8. Crea parcelas diferenciadas y dedica el tiempo a lo que lo tengas que dedicar y no a lo que vendrá después: Se más productivo. Si tienes que dedicar 8h al trabajo no las pierdas e intenta incluso hacerlo todo en 6 mediante pequeñas “optimizaciones” como saber priorizar, huir de las personas ladronas de tiempo o reuniones absurdas, aprende a usar herramientas adecuadas, evita la procastinación… Un esfuerzo inicial se convertirá en un hábito y verás que muchas veces nos quejamos de la falta de tiempo cuando el problema no era la escasez de tiempo, eramos nosotros. Todos los momentos que ganes lo podrás dedicar a hacer más cosas, o incluso a disfrutar más de tus momentos de ocio; pero separa el mundo del ocio del del trabajo y los dos serán mejores.
  9. Tú eres el responsable de lo que te sucede. Si una empresa te paga mal o te trata mal, simplemente dedica el esfuerzo que creas que vale lo que obtienes, pero no gastes el tiempo quejándote si no tiene solución. Busca alternativas, busca ingresos extra, busca una solución; pero no gastes el tiempo en cosas que no sirven de nada, y a veces quejarse es una de ellas.
  10. Cuida y controla tus amistades. Cultiva tus amistades y cuida a aquellos que quieres incluso aunque no puedas, pero huye de ayudar sistemáticamente a todo el mundo y de juntarte con gente permanentemente problemática y permanentemente pobre. Cada uno es responsable de su destino y aunque hay que apoyar a la gente cuando tiene problemas generalmente los que siempre andan malo algo mal hacen o probablemente trabajan mucho menos que tú. Se aprende más de la gente éxitosa.
  11. No seas tú mismo tu límite. No tengas miedo a hacer cosas que no te corresponden y controla la producción desde el nivel más bajo, y sobre todo no temas por presentar tu proyecto a grandes empresas o a intentar una gran expansión. No te endeudes más de lo que podrás pagar, pero arriesga e intenta.
  12. Aprende siempre. Cada año obligate al menos a aprender de forma seria algo nuevo. Cada día proponte un tema e intenta profundizar en ello durante un rato.
  13. Juzga con empatía, considerando que no todos somos iguales y tratando de localizar el talento Nunca juzgues a nadie sin haber caminado 24h con sus mocasines, decía el proverbio. Probablemente hay razones incluso en eso que consideras absurdo, trata de encontrarlas, pero ten en cuenta que no todo el mundo es igual: hay gente que es trepa, hay gente que es sumisa, hay gente que es imbécil y hay gente con talento que aunque no destaque debido al entorno puedes encontrar. Cuida a ese empleado, o júntate con ellos como socio. Te aportarán mucho.
  14. No critiques a los ricos. En vez de criticar al empresario (casi todos honestos), busca tú la forma de serlo; aprende de ellos, y no creas que son tan malos porque no es justo. Deja de vivir la vida de los demás, deja atrás la envidia, e intenta mejorar la tuya.
  15. Ser rico es una actitud. Si trabajas en una empresa piensa lo que gana la empresa por tí. Si crees que puedes aportar más de lo que cobras, depende de tí arriesgarte. Si estás en paro compra en dealextreme algún producto interesante y véndelo en ebay, si te cuesta pagar la hipoteca alquila habitaciones o haz de tu casa un hotel en servicios como Airbnb, intenta gastar lo mínimo en teléfono, agua o compras. El rico se hace y parte de generar más ingresos que gastos. Si no lo intentas, deberás aprender a conformarte.
  16. El dinero no lo es todo en la vida. Otra característica de los multimillonarios es que no son más felices que la gente media. Cuando alguien se está muriendo no piensa en lo que podía comprar, piensa en lo que vivío. Cuida a tus amigos, se honesto contigo mismo, permanece fiel a tu conciencia y sé feliz.

Hay 1 comentario

Añadir el tuyo